<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Un arabito en moto reparte 40 años de tradición

El Arabito significó para varias generaciones de venezolanos, el primer acercamiento a la comida árabe. Ahora cumple 40 años y se renueva ofreciendo productos terminados y delivery

 

Para generaciones de venezolanos, el nombre Arabito evoca su acercamiento a la comida árabe. Fueron los primeros shawarmas, falafel, kibbes o baclawas, entre tantos otros sabores, que probaron, quizás en una cita romántica o en una aventura culinaria con su familia.

El restaurante Arabito cumple 40 años preparando comida tradicional de Medio Oriente, específicamente árabe y libanesa. Lo novedoso es que relanzaron su marca y su negocio ofreciendo, además de los típicos platos de siempre, productos como aceite de oliva, cremas envasadas, café árabe con y sin cardamomo, frutos secos, sumac, cajas de dulces surtidos empacados al vacío, trigo de distintos números, especias, sales de limón y su emblemático pan. Todo es 100 % halal, es decir, hecho bajo los preceptos religiosos musulmanes de alimentación.

arabito en moto

Otra novedad es que ofrecen delivery. En moto, Arabito llega a cualquier parte de Caracas con comida fresca o productos envasados para armar la despensa en casa. Despachan desde sus dos sedes, en la avenida Casanova y en Catia, desde las 7 de la mañana. La información está en su cuenta @arabito_ccs

Bocados de cultura árabe

Cuando Arabito se estableció en Caracas, en 1980, la comida árabe aún no era común en la mesa pública caraqueña. Sus preparaciones iniciaron al siempre curioso comensal capitalino en los sabores libaneses.

Desde entonces, Arabito ha crecido con el comensal, ampliando su menú, ofreciendo sus panes en supermercados y, ahora, mostrando todo un catálogo de productos halal.

pan árabe

El pan árabe en el horno

Además de las cremas de ajonjolí, pimentón, garbanzos y berenjenas y de sus especias, Arabito trae dulces típicos, café árabe y aceite de oliva.

Los dulces vienen en variedad surtida, en una caja sellada al vacío. Son hechos con varias capas de delgadísima masa phyllo, y sus rellenos con mezclas donde abundan los frutos secos como pistachos, merey, almendras, avellanas y nueces, los higos, albaricoques y dátiles, y el toque de la miel, el azahar y el agua de rosas.

El aceite de oliva es libanés, producido y empacado allá. Arabito lo trae directamente. Su botella es oscura para evitar que el sol maltrate las propiedades sensoriales del aceite, que se conoce por su fino aroma.

arabito

El café lo venden en dos versiones pero siempre estilo árabe, es decir, de tostado fuerte pero molienda fina. Está hecho con granos de café venezolano y puede escogerse con cardamomo o tradicional. Ambos vienen en empaques que los protegen del medio ambiente para garantizar la conservación de sus notas olfativas y gustativas.

 

¿Se quedó solo el movimiento estudiantil?

En la mañana del 5 de julio de 2020, al cumplirse 209 años de la Declaración de Independencia, un video de 7 estudiantes protestando en la plaza Bolívar de Caracas se hizo tendencia en las redes sociales. Sin embargo, los rostros de esos universitarios fueron olvidados esa misma noche, cuando las declaraciones de Vladimir Padrino López se convirtieron en la nueva noticia. A nadie parece importarle ya la rebeldía estudiantil