Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

9 alimentos que realmente no necesitan refrigeración

alimentos sin refrigeración

Hay muchas formas de conservar los alimentos, además de la refrigeración o el congelamiento. Existen varios procesos como secado, envasado y fermentación que ayudan a preservar frutas, verduras y carnes, bastante simples de hacer. 

Una de las grandes obsesiones en la actualidad es almacenar todo alimento en la nevera. No importa si lo necesita o no, o que algunos se alteren en términos de sabor cuando se encuentren en contacto al frío.

Por fortuna, en estos tiempos de apagones en Venezuela, un refrigerador no es el único método que tenemos para poder mantener nuestros alimentos. Hay maneras que nos permiten que nuestros alimentos se mantengan con vida y de forma natural, sin tener que usar electricidad.

A continuación algunas maneras sencillas y efectiva para la conserva de tus alimentos:

- Fermentación: La fermentación es un proceso que no requiere de oxigeno, manteniendo el producto de forma orgánica.

Recipientes sellados: Guardar los alimentos en recipientes herméticamente sellados puede  impedir el proceso de descomposición o que se le introduzcan agentes externos como insectos. Aunque suene algo muy fácil, pero realmente es un método muy efectivo. De esta manera los alimentos pueden conservar su frescura.

- Sal: La sal es un gran conservador. Una concentración salina de 10% es una buena forma para mantener los alimentos, por ejemplo, la carne. Antes de consumirla, debes de remojarla en agua para luego comerla, de manera de quitarle sal. Sin embargo, hay que tener precaución ya que este tipo de conservación, si se hace mal, puede producir bacterias que pueden ser peligrosas para nuestro organismo.

Alimentos que puedes mantener sin refrigeración 

Seguro eres de aquellos que piensan que la comida dura más guardada en la nevera, y sí, tienes razón, pero esto no es para todos los casos. Conocer cuáles alimentos son los que puedes mantener fuera del refrigerador e igual conservan sus propiedades y tener a la mano ante cualquier emergencia que se te presente.

Información recopilada de https://computerhoy.comhttps://www.salud180.comhttps://www.salud180.com y https://www.eluniverso.com

Plátanos y cambures

Foto: Plátanos

Foto: Plátanos

El frío puede hacer que los plátanos no maduren como debe de ser. Por lo general se pudren con mayor rapidez, pero lo cierto es que quedan muy verdes, sin sabor y pueden ponerse de color negro que, aunque no tiene nada de malo, los hace nada apetecible. Esto mismo sucede con algunas frutas como lechosas, aguacates, piñas, melocotones, etc.

Patilla

patilla

Foto: Patilla

Muchos acostumbran guardar la patilla en la nevera, no por su conservación, sino que para que mantenga su “frescura”. Los expertos recomiendan que, mientras la fruta se encuentre sin abrir, se debe mantener fuera de la nevera. Cuando esté abierta puede ir a la nevera, pero cubierta con papel de aluminio.

 

Conservas y encurtidos 

 

conservas

Foto: Conservas

El atún, los pepinillos en vinagre o mermeladas tienen larga duración y puedes tener a la mano ante cualquier situación de caos. No necesitan del frigorífico, aunque como la mayoría de los alimentos que no necesitan maduración, se debe mantener en lugares secos, frescos y oscuros para una mejor conservación.

Los encurtidos se caracterizan por tener grandes cantidades de vinagre, que actúa como conservante. Es por ello que, mientras se encuentren sumergidos en él se puede mantener sin ningún problema fuera de la nevera por grandes cantidades de tiempo. Si se desea, antes de consumirlos se pueden guardar por un rato en la nevera para que estén fríos.

Embutidos (y algunos quesos)

 

quesos

Foto: queso

Aunque no lo creas, los embutidos como el salchichón y chorizo, no necesitan de una nevera para mantenerse. Tampoco cuando han sido abiertos, esto se debe ya están curados. No obstante, si reciben grandes cantidades de calor o se están poniendo duros, puedes conservarlos en la nevera pero perderán  sabor.

El único que debes de conservar en frío es el queso. No obstante, mientras más esté curado se mantendrá por mucho más tiempo a temperatura ambiente. Si lo almacenas en un lugar donde hace mucho calor comenzará a sudar y se secará.

Una mejor forma de conservar el queso es envolviéndolo en papel pergamino y guardándolo en un recipiente de cerámica o vidrio. También puedes usar un envase de plástico, pero sin cerrarlo de todo. En caso del queso requesón o ricotta, puedes agregarle dos o tres cucharadas de azúcar. Si tienes que preservar el requesón en el exterior, puedes agregar una capa de sal en un recipiente y agrega el queso, cubre con un paño y coloca algo de peso en la parte superior. Lo recomendable es que sea bajo en grasa, para que se mantenga más tiempo.

Los embutidos pueden ser consumidos por un máximo de cuatro días fuera de la nevera. Si se sospecha sobre su calidad o aspecto es recomendable no consumirlos.

Yogur 

Aunque mayormente se encuentren en las neveras de los supermercados, un yogur de calidad no necesita de frigorífico para mantenerse, mientras se encuentre cerrado. La razón es simple, el yogur contiene bacterias, que fermentan el azúcar de la leche.

El yogur tiene un tiempo máximo de cuatro días para ser consumido.

Chocolate 

chocolate

Foto: Chocolate

El chocolate es el alimento que ayuda en cualquier ocasión y no se debe guardar en la nevera. El frío lo que puede provocar es la pérdida de su sabor y textura. Además, que el chocolate puede absorber otros olores, lo que puede dificultar su consumo.

Hay que tener en cuenta que el chocolate negro tiene más tiempo de duración, mientras que el chocolate con leche tiene un tiempo máximo de seis meses, una buena forma de guardarlo es en bolsas de plástico con cierre. Sin embargo, cuando es chocolate relleno todo es diferente. Ya que  este tipo de chocolate no se puede almacenar mucho tiempo y lo recomendable es consumirlo una semana después de abierto. Lo mejor es que se almacene en un lugar fresco para que no le salga moho.

Papas 

 

papas

Foto: Papas

Las papas son un alimento muy versátil, amante de calor, su color y sabor pueden alterarse a guardarse en la nevera. Lo recomendable es dejarlo en un lugar fresco, sin tener un contacto directo con la luz y, como necesitan de humedad para mantenerse, un truco es guardarlas en una bolsa de plástico. Además, es recomendable alejarlas de las cebollas ya que las sustancias que las liberan afectan a las papas y las deterioran más rápido.

Cebollas

cebolla

Foto: Cebolla

La cebolla no es recomendable guardarla en la nevera porque la humedad suele provocar que se ablanden, genera moho y acelera la germinación de brotes.

En el caso del cebollín, es todo lo contrario, ya que como contienen alto contenido de agua se logran conservar con mayor facilidad a temperaturas mucho más bajas. Para evitar que se pudran, es recomendable guardar en un lugar mucho más fresco, seco y separadas de las papas.

Pan

PORTADA-PANADERIA

No es recomendable que ningún tipo de pan se almacene en la nevera, menos la bollería. Suele ser común que muchos lo guarden, sobre todo en esta época donde suele escasear, ya que se dice que dura más. Sin embargo, lo que suele pasar es que se seca, pierde sabor y se pone duro. Una opción es congelarlo pero sólo si no se va a consumir pronto y siempre almacenarlo dentro de una bolsa de plástico para que no pierda la humedad.

Así, el pan tiene una duración máxima de tres meses para ser consumido.

Consejos para una optima conservación 

vegetales

Foto: Hortalizas

En estos tiempos constantemente nos preocupamos por cómo conservar nuestros alimentos y no perder ni dinero ni tiempo. Además de que una buena manipulación de los mismos nos puede ayudar a evitar intoxicaciones. Mantener nuestros alimentos bien conservados es un trabajo que se tiene que hacer los 365 día del año y no sólo en tiempo de crisis o apocalipsis. Algo que suele ocurrir día a día es la incorrecta manipulación de los alimentos y muchas veces no somos consciente de ello.

Es importante que resaltemos que, algunos alimentos en temperatura ambiente, pueden multiplicar las bacterias de forma mucho más rápida. Por ello, la refrigeración es un excelente escudo durante cierto tiempo para que el surgimiento de las bacterias no sucedan, mientras que el proceso de congelación la frena por completo. Y es que, debemos de tener presente que una buena conservación es una excelente manera de evitar enfermarnos y, además mantener la calidad de los alimentos y sus propiedades nutritivas.

Aquí algunos consejos que debes de tener en cuenta:

1. Aquellos alimentos que requieran de refrigeración es importante que, una vez se llegue del supermercado, se deben de guardar de forma inmediata dentro de la nevera, para que la cadena de frío no se rompa y no se altere, para evitar la descomposición de los alimentos.

2. Es importante que aquellos alimentos que ya tienen tiempo se encuentren en la primera línea, ya sea en la nevera como en la alacena, y los que son recién adquiridos colocarlos de últimos, la finalidad de consumir los primeros y que lo más probable es que estén cerca de caducarse.

3. Sigue las instrucciones de las empresas productoras de alimentos ya que indican de mejor forma cómo es el proceso de manipulación de cada uno.

4. Es importante que el aire circule entre los alimentos o los recipientes que están dentro de nuestro refrigerador. No es recomendable que se llenen por completo, sin que quede un espacio.

5. Utilizar recipientes o bolsas plásticas, con la finalidad de que los alimentos o las comidas que han sido preparadas no se dañen con rapidez. Este tipo de práctica es un buen aliado ya que, de esta manera, todo se encuentra más ordenado y se puede conservar por mucho más tiempo.

Nota importante: Es recomendable que durante apagones si se tiene comida en las neveras no abrirlas con mucha frecuencia ya que, al hacerlo el frío almacenado dentro de ellas se agotará con mayor facilidad. En caso de tener alimentos que se puedan mantener fuera de la nevera, colocarlos en un lugar libre de humedad y separados para que los olores no se concentren.