Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

El Dulce celebra los buenos momentos con sabor a Venezuela

EL DULCE
03/11/2016
|
FOTOS: SHAKIRA DI MARZO

El dulce es primordial en la mesa debido a que es el responsable de dar ese sabor de felicidad en cada celebración: desde una boda hasta el compartir en las navidades, no puede faltar el clásico postre para conmemorar los momentos en nuestra memoria y eso es lo que El Dulce nos trae

L

os hermanos Randall y Antonio Sevilla, morochos oriundos de Maracay, fundaron El Dulce para honrar nuestras tradiciones gastronómicas y fomentar la memoria gustativa que para el típico venezolano a quien siempre tiene algo que celebrar, el dulce no le puede faltar.

el dulce

Randall es la cabeza creativa y chef pastelero. Obtuvo su título en hotelería en el Colegio Universitario Hotel Escuela de Mérida y forma parte de una larga generación familiar donde la mayoría de los miembros son médicos o docentes. Sin embargo, su verdadera pasión está en la gastronomía por lo que ha realizado diferentes cursos y un viaje a España donde pudo vivir diversas experiencias y conocio a la periodista en gastronomía Helen López en la madre patria.

“Él tiene muy buena ideas (Randall en referencia a Antonio) que yo no veo. Hay un refrán inglés que dice que hay que tener un oído en el corazón, en nosotros, y un oído para afuera, en los demás. Él se puede decir que es el oído de afuera”

el dulce

Antonio es la mente de los negocios y presidente. Es un emprendedor nato con un gran arraigo por Venezuela así como fiel consejero de su hermano. Tiene visión de empresario desde muy temprana edad y se recuerda como “un niño turco” por aquello de los negocios. Funda la pastelería movido por los recuerdos de su infancia y por la búsqueda del rescate y reinvención de la gastronomía tradicional.

“Para nosotros, como empresa y como hermanos, la cocina es un tema de unión, de identidad, de familia y de memoria”

Esta vocación tiene raíz en la cocina familiar que por hobby, la familia Sevilla disfrutaba de ello. La abuela Leo y la tía Luisa fueron quienes formaron sus primeros cimientos y aprendieron bajo observación, la elaboración de los dulces tradicionales y las tortas de bodas.

el dulce

El Dulce nace en 2011 gracias a la celebración de una boda entre la hija mayor de la familia Mora Leandro y el hijo mayor de la familia Mullan, quienes contrataron a Randall y su hermano para que hiciera el catering. El arduo trabajo tuvo lugar en la cocina de un amigo y apoyados por personas del Hotel Escuela lograron servir el pastel de bodas y mil dulces.

Desde entonces, los hermanos aceptan encargos de dulces que empezaron bajo el nombre de XOXO Deli & Catering para luego convertirse en El Dulce Casa De Pastelería donde tanto recetas como empresa funcionan bajo el formato artesanal con una pizca industrial especializada en repostería criolla e internacional.

“Sí compartimos (la receta) porque hemos aprendido del enfoque del por qué no tienes que ser egoísta. El conocimiento debe multiplicarse o se olvida la receta y parte de lo que la gente necesita es tener memoria gastronómica. Esa parte es documentar y compartir”

el dulce

El extenso y variado menú con que trabajan contempla postres criollos como el arroz con leche, el pie de auyama y creaciones propias elaboradas con puras chucherías así como la torta Toronto, elaborada con este producto más chocolate.

Pese a las complicaciones que se les pueda presentar al momento de cocinar, usan su creatividad para realizar las recetas y tienen la filosofía de que el conocimiento se debe compartir. Por ello, no tienen miedo de contar que el secreto de la receta de su deliciosa crema pastelera la hacen a base de chicha.

“La cocina es un acto de amor porque no se cocina solamente para uno. Cuando inventaron los restaurantes en Francia, lo inventaron las personas que venían de ser el servicio de los grandes palacios que luego de la Revolución Francesa quedaron desempleados. Cuando ellos lo inventaron, lo hicieron para restaurar el estómago, pero no solo el estómago, sino restaurar el alma”, comentan los morochos

el dulce

Ellos se refieren a que este arte consiste en que al comer, la comida debe generar memoria. Para explicarse usan como metáfora la película Ratatouille y la escena en la que el ratón logra que el crítico conecte la comida de su madre a través de su propia comida.

Para los hermanos Sevilla, esa es la clave del éxito.

Coordenadas dulceras: