Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Periodista Rosana Ordoñez solicita ayuda para su hija Gaby

Foto: Rosana Ordoñez. Crédito: Daniel Hernández
07/01/2019
|
FOTOS: DANIEL HERNÁNDEZ / @DANIELIMAGENGRAFICA

Rosana Ordoñez es una de las caras conocidas del periodismo venezolano. Hoy, lucha por mantener viva a su hija María Gabriela, quien padece de epilepsia

Rosana Ordoñez es un rostro conocido en Venezuela. Con cuatro décadas trabajando en periodismo laboró en prestigiosos medios venezolanos y dirigió las revistas Bohemia y Momento, del Bloque de Armas.

A través de la red social de Facebook, la periodista solicitó apoyo a sus seguidores para atender el tratamiento de su hija mayor, María Gabriela, conocida como “Gaby”, una mujer carismática y soñadora de 43 años de edad, quien padece de una enfermedad crónica, epilepsia, tan severa que ha causado, por ejemplo, que se fracture 17 veces el pie.

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso central, la cual suele manifestarse a través de crisis inesperadas, desencadenadas por una actividad eléctrica excesiva de un grupo de neuronas hiperexcitables. Estas crisis no son epilepsia, sino que son un síntoma motivado por diferentes causas que producen irritación y funcionamiento anormal transitorio de las neuronas.

En el caso de Gaby ha tenido que luchar desde muy temprana edad con esta condición (su primer ataque fue a la edad de un año). En la actualidad, debido a la crisis ha sido difícil para su familia conseguir los medicamentos que necesita para su tratamiento, alguno de los cuales son importados y cuyos precios son altísimos.

Según contó Rosana, ha estimado que el costo de los medicamentos que mensualmente necesita Gaby es de mil dólares, por lo que pide, más bien medicamentos a quienes puedan donar (más abajo se especifican).

 

“María Gabriela es increíble. Ella misma se ha encargado de investigar sobre su enfermedad. Ha logrado forjarse un mecanismo de defensa con respecto a su enfermedad, puede convulsionar y a la media hora parece que no hubiese pasado nada”, comenta.

Foto: María Gabriela y su familia. Créditos: Maria Gabriela Ordoñez Mijares

Foto: María Gabriela y su familia. Créditos: María Gabriela Mijares Ordoñez

Rosana Ordoñez es madre de dos hijas, Maria Gabriela y Luisana, a quienes describe como el ying y el yang.

“Siempre he buscado proteger a ambas. Muchos tienden a ver a Luisana como la más fuerte pero lo cierto es que la enfermedad de Gaby nos afecta a todos”

Gaby se dedica en su día a día a distintas actividades como el canto, cerámica, repostería, yoga, rezar todos los viernes el rosario y vender bisutería hecha por su hermana, además  de tener un kiosco donde vende café cerca de la zona donde vive. Lleva una vida normal, sin duda alguna, a pesar de que más o menos cada quince días sufre de ataques epilépticos.

Por su parte, su madre se dedica a varias actividades para poder conseguir los recursos, pero los mismos no alcanzan. Entre lo que hace está ser corresponsal de una radio todos los días, trabajar en tres universidades, colaborar con un portal web, además de ser periodista, madre, jardinera y cocinera.

La periodista admite afligida que su mayor miedo es ver a su hija convulsionar y no poder hacer nada. Teme que un día sea fatal. Todo por falta de medicamentos.

“La mesa de Rosana” está llena de cosas buenas

Foto: Rosana Ordoñez. Crédito: Daniel Hernández

Foto: Rosana Ordoñez en la sede de El Estímulo. Crédito: Daniel Hernández

Con el comienzo de la crisis a Rosana Ordoñez se le ocurrió una idea: Compartir todos los domingos una receta que las personas pudieran preparar en estos tiempos difíciles. Sin embargo, nunca pensó que alcanzaría tanta popularidad a nivel nacional y en el exterior. De aquí nace su más reciente trabajo, su libro “La Mesa de Rosana”. Donde cuenta sus experiencias culinarias, recetas, consejos e historias compartidas por su familia y amigos. La que más resalta es una fiesta con temática mexicana para celebrar el cumpleaños número 50 de su promoción.

Para la fiesta cada uno de los invitados tenía que llevar un plato de un kilo, un kilo de comida (el cual fue donado a una Casa Hogar) y 500 bolívares de los viejos. Al final de la noche, la mesa estaba repleta de comida desde quesos hasta caraotas, postres y demás. Lo mejor de todo fue que solo invirtieron una cantidad pequeña de dinero. “Las fiestas no se tratan de dinero, sino de compartir”, comparte.

También podremos encontrar anécdotas como la vez cuando tuvo que viajar a Taiwán por el Ministerio de Turismo, donde sirvieron 14 platos, 3 postres y una sopa de almendras. Entre muchas otras más.

“Elegí este nombre porque es en la mesa donde ocurren las cosas más importantes de nuestro día a día. Podemos estar enojados con alguien pero  alrededor de la mesa nos olvidamos todo y compartimos diferentes anécdotas. Era algo que no podía faltar”, comenta.

La mesa de Rosana será un libro, pero aún no tiene fecha de publicación impresa. Sin embargo, aquellas personas que deseen podrán obtenerlo digitalmente a cambio de donar  algunos de los siguientes medicamentos para Gaby:  Valprón,  Topiramato, Sertralina, Risperdal, Risperidona, Carbamezapina y Vitaminas.

Todavía hay esperanza

Foto: María Gabriela y su familia. Créditos: Maria Gabriela Ordoñez Mijares

Foto: María Gabriela y su familia. Créditos: María Gabriela Ordoñez Mijares

Desde el momento de haber publicado su mensaje en redes ha recibido numerosas muestras de apoyo. Entre sus contactos se encuentra un médico de Maturín que le informó sobre un aparato que se está comenzando a implementar en el Hospital de El Llanito para las personas epilépticas y con Parkinson.

Es un implante similar a un marcapaso que envía microestímulos al cerebro a través del nervio vago izquierdo, ubicado en el cuello. Estos impulsos son programados de acuerdo a la función de cada persona y, al mismo tiempo, los pacientes cuentan con un imán que utilizan para disparar una activación cuando se presiente que van a tener una crisis.

“Realmente estoy muy agradecida por las personas que me han ayudado. Ahora, si está en mis manos, haré lo posible para ayudarlos cuando ellos también lo necesiten” dice con más fe que nunca. 

Coordenadas

Para apoyar a Rosana en conseguir medicamentos para Gaby y otras personas con epilepsia, estos son los datos:

 

Facebook: Rosana Ordoñez Vela

Correo: Rosanaperiodista@gmail.com