Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Un italiano para todos los días

  • Gallery image
18/12/2014
|
POR MAYA GARCÍA
|

En muchas regiones de la bota italiana abundan vinos sencillos, fáciles de beber que armonizan muy bien con diversos tipos de pastas. Tradicionalmente se sirven en tratorías y restaurantes, y para el italiano son vinos de consumo diario. En este reportaje nos adentramos en Abruzzo y Veneto, dos de las regiones que nos brindan estos caldos para todos los díasDe norte a sur comenzamos con la región del Veneto, ubicada al noreste del país. Alrededor de la bella ciudad de Verona, cerca del Lago de Garda, se encuentran los viñedos de dos de los vinos más populares de Italia y del mundo: Soave y Valpolicella.

D.O.C Soave es un vino blanco que se elabora en las cercanías de la comuna del mismo nombre, a base de la uva garganega. Los mejores exponentes de estos vinos son los que gozan de la denominación de Soave Classico. Son blancos de aromas discretos, de paladar sencillo, seco y agradable, perfectos como aperitivos o para acompañar pastas de sabores suaves como la Mezzaluna de pollo al Brodo o algún plato a base de pescados de agua dulce. Una de las bodegas más importantes de la región trae a nuestro país el Masi Soave Classico Levarie, totalmente recomendable para los que gustan de los blancos sin complicaciones.

D.O.C Valpolicella es un tinto que está elaborado básicamente a base de tres uvas: corvina, rondinella y molinara. Vale la pena mencionar que estos tres tipos son también la base de dos de los vinos más cotizados del Veneto y de Italia: el Amarone y el Recioto, en este caso con las uvas pasificadas.

El Valpolicella es popular desde la época de los romanos, y sigue siéndolo en la actualidad. Es un vino de color rubí de baja intensidad. El aroma es fresco y afrutado con notas herbáceas. En boca es seco, de taninos suaves, con un final que recuerda las almendras tostadas. Es un excelente acompañante de pastas a base de salsas de tomate, como la boloñesa y la putanesca. En el mercado venezolano tenemos el Masi Valpolicella Classico Bonacosta.

Una rareza de los vinos de esta denominación es el Valpolicella Ripasso. La técnica del Ripasso consiste en agregar al Valpolicella común, en el momento de la fermentación, los hollejos prensados que se usaron previamente para hacer el Amarone y el Recioto. Esto le aporta al vino más densidad y riqueza. Tenemos en el mercado un exponente de estos vinos: Valpolicella Ripasso Rocca Alata.

DOC Montepulciano d’Abruzzo se produce en el centro sur de la bota italiana, frente al mar Adriático, donde se encuentra la región de Abruzzo. La base es la uva montepulciano. Los reservas deben tener un mínimo de dos años de crianza.

Son vinos secos, amables, con taninos marcados y jugosos. Los mejores exponentes de estos vinos vienen de la DOCG (Denominación de Origen Controlada y Garantizada), Montepulciano d’Abruzzo Colline Teramane. Estos exponentes de la vitivinicultura abruzzence pueden ser una excelente armonía con pastas de salsas fuertes como el ragú de cordero. En nuestro país han tenido mucho éxito dada la gran cantidad de inmigrantes que vienen de esa región italiana. Recomendamos dos vinos que pueden adquirir en cualquier bodegón: Citra Montepulciano d’Abruzzo y Riparosso Illuminati Montepulciano d’Abruzzo.

La próxima vez que preparen una pasta en casa no olviden a estos italianos que pueden disfrutarse todos los días. ¡Buon appetito e santé!