Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¡Déjate de tanto llantén! y prepara cataplasmas

  • Gallery image
  • Gallery image

El llantén es una hierba que se encuentra regada en casi todas las siembras, patios y orillas de los caminos

Conocida como mala hierba, es perenne, resistente y crece de forma silvestre. Para arrancarla completa hay que hacerlo desde la raíz. Desde allí vemos cómo salen las hojas ovaladas, sutilmente lanceoladas y con unas gruesas vetas.

Mi primer contacto con el llantén fue cuando era adolescente. En un hermoso día de playa, una joven estaba corriendo por la arena y se cortó el pie con un vidrio. En medio del alboroto, un señor del pueblo mandó a su hijo a buscar unas hojas de llantén del patio de su casa, las puso en una telita de algodón y las machacó bien con una piedra. Tomó el pie de la muchacha, se lo lavó con agua de mar y le colocó bastante emplaste de llantén en la herida. Como a los 10 minutos el sangrado estaba controlado y se la llevaron a la medicatura de la zona.

Se utiliza toda la planta de llantén: raíz, hojas y espigas —que están cargadas de maravillosos principios activos como son los taninos, manitol y mucílagos. Gracias a esto, su valor terapéutico es variado e incontable. Es antibacteriana, astringente, anti inflamatoria, cicatrizante, expectorante, antihemorrágica y purificadora de la sangre.

Por ser tan milagroso y versátil el llantén se emplea en jarabes e infusiones para uso interno, en cataplasmas, enjuagues bucales y baño ocular externo. Yo tengo varios secretos que aplico: quito las nervaduras de las hojas porque desde siempre me enseñaron que producen ceguera.

A nivel esotérico dicen que baja el stress y libra de todo mal y peligro. Por eso, se recomienda mantener un puñado de hojas en la guantera del carro. Hasta en las coplas populares se revelan sus costumbres medicinales entre campesinos:

“El hígado es una vaina. Si te duele dale ‘sen’; Y si te sigue doliendo, dale ‘chireta’ y ‘llantén’”
Decocción de llantén para hígado graso:
INGREDIENTES:

  • 1 lt de agua
  • 50 gr de llantén

 

PREPARACIÓN:
1. Limpiar bien las hojas.

2. Hervir en el agua durante 10 minutos las hojas de llantén.

3. Dejar refrescar y beberlo durante el día.

* Para los gargarismos se puede usar esta preparación y en casos de conjuntivitis, se aplica en los ojos con el agua apenas tibia.

 

Cocimiento en catarros bronquiales:

INGREDIENTES:

  • 100 gr de hojas de llantén
  • 1 lt de agua.

 

PREPARACIÓN:
1. Limpiar bien las hojas.

2. Hervir en el litro de agua los 100 gr de llantén durante 10 minutos.

3. Beber 4 tazas al día.