Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

¿Qué come el director de orquesta Christian Vásquez?

  • Gallery image
20/09/2016
|
FOTOS CORTESÍA: CHRISTIAN VÁSQUEZ

Me encuentro en la Konserthus de Stavanger, Noruega, casa de la Orquesta Sinfónica donde el Maestro venezolano, Christian Vásquez, dirige desde el 2013. Su carga de trabajo requiere constante estudio y enfoque: las piezas para sus conciertos las cambia semanalmente: «Aunque se toque 10 veces la misma pieza, siempre se encuentra algo nuevo¨, comenta
Oriundo de San Sebastian de los Reyes en el estado Aragua, actualmente está radicado en Caracas y en una exclusiva para Bienmesabe, dice sentirse muy afortunado al poder viajar alrededor del mundo con la música como motor.

Uno de los roles del director es ser mediador entre los músicos: ¨Hay días donde algún integrante de la orquesta no se encuentra de buen humor. En ese momento, uso mi carisma típico de los latinos, y los hago reír para bajar las tensiones y poder continuar con el ensayo¨.

El Maestro Vasquez no es un director común. Actualmente dirige tres orquestas internacionales: Venezuela, Holanda y Noruega, por lo que parte escencial de su trabajo es viajar. Con una agenda tan agitada, ¿cómo se alimenta un director internacional?

Fanático del sushi, entre risas reconoce que le encanta comer, sobre todo lo que no es saludable. Por ello, se encuentra actualmente en una dieta recetada por su médico: ¨me toca comer muchas ensaladas y pescados blancos. ¡Me prohibieron lo frito!¨, enfatiza.

De su reciente viaje a Caracas describe su último descubrimiento: la sushi pizza en la que entre otros elementos, está la combinacion crujiente de arroz tostado y el melado de papelón que la acompañan la hacen deliciosa, recomienda Vásquez.

Christian_Vasquez_2_BIENMESABE

Corina Giménez ¿Qué tipo de alimentos consume antes de sus conciertos?
Christian Vásquez: Antes de un concierto me encuentro un poco nervioso, no suelo comer mucho, Solo agua y alguna fruta; después de la presentacion sí lo hago abundantemente.

 

C.G.: ¿Cuál ha sido el plato más exótico que haya probado?
C.V.: En Johannesburgo, Suráfrica. Un restaurante de parrilladas nos sirvió cocodrilo y cebra. El sabor de la cebra era muy fuerte y lo acompañaban con salsas más bien dulces. Es una carne difícil de comer sin no se cubría bien con las salsas.

christian vásquez
C.G.: ¿De la cocina venezolana tiene un plato favorito?
C.V.: Con una sonrisa de oreja a oreja recuerda: «de niño yo era muy quisquillozo para comer. Con la madurez he cambiado y, hoy por hoy, digo que las caraotas de mi mamá, con bastante queso rallado y una arepa frita son lo mejor de este mundo. Es lo primero que pido cuando regreso a Caracas. La arepa con diablitos es otra de mis favoritas.

Hablando de las delicias culinarias de su ciudad de origen comparte: ¿Has probado alguna vez el queso relleno de San Sebastian de los Reyes? Es un queso de mano que se elabora con los mismos ingredientes que el pan de jamón pero en lugar de la masa de pan es el queso: ¡divino!, asegura el Director. Los suspiros de la señora Josefina Sánchez, que los vende frente al hospital son insuperables.

 

C.G.: ¿Llevas en tus travesías alguna chuchería venezolana?
C.V.: Me encantan los tostones salados, susy, cocosette, el pirulin y el bocadillo de plátano. Por supuesto soy amante del chocolate que al parecer soy alérgico. Me pone a estornudar cada vez que lo como, a decir verdad, no le hago caso. Estallan las carcajadas.

C.G.: Para finalizar, hablenos de su agenda para lo que queda el resto del 2016
C.V.: Tendré dos conciertos con la Filarmónica de Turku en Helsinki, Finlandia. Estaré en Holanda en septiembre. Octubre de regreso a Caracas junto a la Sinfónica de Caracas. Noviembre en Noruega y diciembre en Holanda. Debutaré en Estados Unidos con la Sinfónica de New Jersey como director invitado en un ciclo de tres conciertos y finalizaré el 2016 en Caracas.

Agradecemos al Maestro por concedernos esta entrevista fuera el ámbito musical. Fue muy ameno conversar sobre nuestro acervo culinario que nos recuerdan a nuestra tierra y que llevamos con nosotros donde quiera que estemos.

 

* Luego de la entrevista, le conseguimos unos platanitos hechos por una cocinera africana, Ivy Garsjo, que se comió con mucho gusto.