<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Arepas Latinske smaker, maracuchos en Noruega

Cada cierto tiempo, se publica una noticia sobre las arepas, su conquista en el extranjero y uno se llena de emoción al ver otra marca en el mapa mundi donde se puede degustar nuestro delicioso pan de maíz. Esta vez le toca el turno a Noruega 

Arepas Latinske smaker, maracuchos en Noruega

Este año, del 20 al 23 de julio, se llevó a cabo el festival gastronómico más grande de dicho país: El Gladmat 2016, en su 18va edición. Gladmat significa «comida feliz» en español y el festival promueve los productos locales; no solo los de Noruega sino los de todos los países nórdicos, así como impulsa el interés en los alimentos y su cultivo. En este marco hizo su entrada al mercado: “Arepas Latinske smaker”.

Arepas-Latinske-smaker_6_Bienmesabe

Este emprendimiento corresponde a cuatro socios marabinos y la idea surgió una tarde mientras tomaban café juntos. Ninguno de los socios tiene como carrera principal la cocina, vienen de áreas tan diversas como ingeniería informática, química pura, telecomunicaciones y diseño gráfico. Sin embargo, decidieron conjugar sus habilidades y experiencias en un área distinta y poner en marcha su idea.

Carlos Osorio, encargado de la logística, explica: «Usamos la arepa como vehículo para introducir los sabores venezolanos y latinos. Somos flexibles con el relleno. Siempre y cuando sea la arepa el vehículo. De allí el nombre”.

Arepas-Latinske-smaker_2_Bienmesabe

Para su debut en el festival, el grupo escogió tres sabores: aquellos que consideraron serían los más apreciados por el paladar nórdico: Reina, Pelúa y Rumbera (de pernil).

Solo uno de sus miembros: Gabriela Ojeda, tenía la cocina como un pasatiempo. Ahora esta pasión es el motor gastronómico del negocio. Ella comparte: «la arepa es nuestra herencia. Es lógico que esté conquistando el mundo ya que todos nos la llevamos en el paladar. A los lugareños les cuesta un poco pronunciar los nombres en nuestro menú. La fotografía que colocamos los ayuda a entender de qué se trata. La más popular ha sido la Reina: el aguacate es un producto que conocen muy bien aquí”.

Los retos no se hicieron esperar. Encontrar la materia prima fue el más grande de ellos. En Noruega, los productos que declaren entre sus ingredientes trazas de GMO (semillas geneticamente modificadas, por sus siglas en inglés.) tienen una regulación estricta y eso aplica a la harina de maíz precocida.

Arepas-Latinske-smaker_1_Bienmesabe
¿En algún momento pensaron que sería imposible lograr su meta?
Carlos Briceño recuerda: ”Nos tocó investigar el mercado nacional e internacional disponible para Escandinavia. Hicimos pruebas con cinco harinas distintas. Incluso experimentamos con la de polenta. Esta última fue un fracaso rotundo. Finalmente encontramos una que nos dio el resultado ansiado”.

Aleyne Castillo añade, ”no hay que dejarse llevar por los rumores pesimistas que dicen que no se puede o que es muy difícil. Es cuestión de querer hacerlo, tomar la decisión y no desistir.”
¿Cómo ha sido la transición al mundo de la cocina? ¿Qué ha sido lo más gratificante?

Arepas-Latinske-smaker_4_Bienmesabe

Todos coinciden que ha sido duro acostumbrarse a estar de pie por tantas horas. Incluso lidiar con noches sin dormir para cumplir con la mise en place del evento. Sin embargo, comentan que la mejor parte ha sido ver la cara de disfrute de niños y adultos al probar la arepa por primera vez.

Sin duda es el inicio de una nueva carrera para ustedes. ¿A dónde creen que les llevará?

Arepas-Latinske-smaker_5_Bienmesabe

Esperamos poder establecernos en un local como un restaurante. Por ahora nos manejamos como servicio de catering. Ya contamos con varios pedidos.

 

Coordenadas para comer una arepa marabina en Noruega