Rendir más los alimentos es posible: Sigue estos consejos

Aixela Valentin comparte su magia para "estirar" los alimentos que tenemos en la alacena y la nevera. Muchas de sus ideas y tips son sorprendentes.

¿No sabes cómo rendir más los alimentos que tienes en la alacena, sobre todo en estos tiempos de crisis y cuarentena? No te preocupes. Compartimos unas opciones para cocinar con lo que se tenga en casa.

Las ideas para rendir los alimentos de la nevera y la alacena son de Aixela Valentín, cocinera, panadera y  mamá de dos niñas. Desde hace algunos años, hace posts de preparaciones creativas, a través de su cuenta de Instagram @aixelito 

Su objetivo es que las personas, en vez de hacer una sola comida, puedan sacar varias distintas con los mismos ingredientes, rindiéndolas con lo que se tenga en la nevera y que se encuentren a punto de dañar, o con cualquier grano, haciéndolas más proteicas.

«Siempre buscamos no quedarnos en la queja e ir hacia la creación y el disfrute de las comidas», afirma.

aixelito vegetales varios

Foto: @Aixelito

¿Qué no puede faltar en la alacena?

Así como dicen que en todos los clósets de mujer debe haber un vestido negro y una blusa blanca, en todas las alacenas de la cocina también hay unos infaltables.

Dice Aixela que siempre hay que tener ciertos condimentos, especies y granos. Y en el congelador, algunos vegetales. Ayudan a cambiar el sabor de las comidas y a hacer diferentes preparaciones.

La cocinera sugiere tener comino que da la sazón de comida mexicana y también la salsa de soya, que con solo agregar un chorrito a los vegetales se tiene un plato asiático.

Recomienda comprar algunos vegetales que se puedan congelar y que se encuentren en estación para economizar. Se cortan y se mantienen refrigerados, como yuca, ocumo, cebollín, ajoporro, auyama, calabacín y zanahoria picada en cuadritos, pasada previamente por agua caliente y agua fría.

«Las berenjenas son otro ejemplo. Se pueden asar y tener, asi, una crema de berenjena ya lista. También picarlas, medio asarlas y mantenerlas en aceite», dice Aixela.

aixelito

Ensalada de pepino, ajonjolí y lentejas. Foto: @Aixelito

La chayota parece mágica. Aixela comenta que siempre esta a buen precio y es muy versátil, porque adquiere el sabor que se le ponga. Se usa para hacer dulces y también platos salados. Y se mantiene afuera de la nevera por mucho tiempo.

Con poco se puede hacer mucho

A continuación, Aixela da varias ideas para aprovechar alimentos que se tienen en poca cantidad:

  • Si se tienen pocos bistecs de carne, se pueden rendir con chayota picada en tiras al igual que la carne.
  • El calabacín se puede hacer salteado, en crema, en unos zucchini bread o croquetas.
  • Los huevos se pueden rendir usando menos cantidades y combinarlos con otros ingredientes como tomate licuado.
  • Salsa boloñesa hecha con lentejas es una idea muy conveniente en estos tiempos.
  • Albóndigas con carne molida combinada con zanahoria rallada u otro vegetal para rendir  la carne.
  • Hamburguesitas de caraotas o lentejas, tipo croquetas. Se amalgaman con huevo.
  • Snacks de granos: Se remojan, se condimentan y se ponen al horno hasta que tuesten un poco.
  • Tallarines chinos. La pasta se saltea con vegetales y soya.
  • Nuggets de berenjenas: Se pica en ruedas, se rebosa con huevo y pan rallado o cereal de maíz molido, sobras de casabe o harina. Y se fríen.
aixelito

Así quedan los nuggets de berenjena. Foto: @aixelito

  • Panquecas de auyama. Se hornean y se integra a una mezcla de panquecas. También, con la auyama rallada se puede rendir el pollo y la carne.

Con las sobras, ¿qué hago?

«Honrar los alimentos que tengamos, no dejar que se nos dañen y sacarles el mejor provecho», aconseja la cocinera Aixela Valentín.

Los granos ayudan a «estirar» los alimentos y se pueden hacer en diferentes versiones.

Una opción es la ensalada de granos. Se cocinan al dente y se le añaden los vegetales que se tengan, como zanahoria rallada, rábano, tomate, perejil y cebolla. Se le agrega una vinagreta. «Va a ser una ensalada fría con granos muy nutritivos», comenta Aixela.

aixelito

Ensalada de lentejas. Foto: @Aixelito

El arroz también ayuda: se puede hacer arroz tipo chino con lo que sobró del día anterior, torticas o croquetas; hasta arepas de arroz, licuándolo con un poquito de agua y luego agregándole muy poca harina pan.

«Esa idea me surgió cuando la harina estaba escaseando y en mi casa son súper areperos. Ya había hecho las de plátano y yuca, pero se me ocurrió las de arroz. La masa queda muy suave.», dice la cocinera.

aixelito

Croquetas de lentejas. Foto: @Aixelito

Las sobras de casabe que se suelen botar a la basura, también se utilizan. Se mezcla con queso rallado para rendirlo y sirve para gratinar, además ayuda a empanizar.

«Entiendo que las recetas existen por un tema de estandarización, para que el plato siempre quede y sepa igual. Pero, en estos tiempos que estamos viviendo, sobre todo en Venezuela, no nos podemos dar el lujo de no hacer la receta porque no tengamos un ingrediente. Hay que darle la vuelta con lo que tengamos» , comparte la cocinera y panadera Aixela Valentín.

Gorgojos, fuera de aquí

Los granos se pueden mantener en perfecto estado y libre de insectos, en frascos o envases de vidrio totalmente herméticos. Otra forma es guardando el empaque en la nevera. Esto también sirve para la pasta.

El queso blanco duro o llanero, se puede refrigerar y cuando se vaya comer se descongela. También se puede congelar previamente rallado.

El jamón se puede congelar, sin embargo cuando se descongele quedará con un poco de agua.

Los vegetales, como antes mencionamos, se pueden guardar en el freezer previamente cortados, lavados y en bolsas herméticas o envases.

El pan de sándwich se puede congelar en su empaque al igual que el pan canilla o campesino, sin embargo tiene que estar bien envuelto con bolsas. A la hora de comerlo, se mete directamente en la tostadora o en el horno sin esperar a que se descongele.

Dato importante: Aunque parezca obvio, los alimentos deben estar almacenados en sitios distintos a los productos de limpieza. Hasta el olor los contamina.