Descubre la cantidad de azúcar que tienen tus bebidas

Todos hemos probado bebidas con azúcar. Sin embargo, te puedes alarmar cuando descubres la cantidad que puedes ingerir con tan solo una lata de refresco o un "cuartico de jugo". Conoce algunas de las más consumidas. ¡Te sorprenderás!

Descubre la cantidad de azúcar que tienen tus bebidas

En el mes de la diabetes (noviembre) creemos que es importante entrar en conciencia sobre la cantidad de azúcar innecesaria que a veces, por ignorancia o por costumbre, consumimos de forma cotidiana.

Es un hecho: en Venezuela no todas las bebidas especifican la cantidad y el porcentaje que representa el azúcar añadida en cada una de ellas, por lo que puede ser un problema a la hora de las compras y al final, el consumo excesivo de los mismos podría ser más perjudicial que beneficioso para la salud.

Muchos creemos que darle a nuestros hijos una rica chica o un «juguito» de cartón, es súper natural y sus beneficios son mejores. La verdad es que no siempre es así.

Para que no queden dudas compartimos un aproximado de la cantidad de azúcar que se presenta en cada refresco, jugos y malteadas que consigues en casi todos los abastos, mercados, tiendas y kioskos:

Refresco de «colita»

frescolita

Cuando escuchamos ese nombre, sabemos exactamente de qué se trata. No existen marcas que se le asemejen, aunque sí hay productos que le hacen la competencia. Podríamos atrevernos a decir que no importa cuál vayas a consumir, ya que es una de las bebidas con más azúcar que conseguimos en el radar.

Según William Dufty:
El cerebro es el órgano más sensible del cuerpo. La diferencia entre sentirse animado o decaído, consciente o insano, calmo o irritado, inspirado o deprimido depende en gran medida de lo que llevamos a la boca.
Para la máxima eficacia de todo el cuerpo, del cual el cerebro es meramente una parte, la cantidad de glucosa sanguínea debe estar en equilibrio con la cantidad de oxígeno sanguíneo.

Aunque el cuerpo necesite azúcar, un desequilibrio del mismo supone consecuencias inmediatas (no evidentes) y a largo plazo (enfermedades) en nuestro cuerpo, el que, fue contaminado con estos productos si abusamos mucho de ellos.

La malta

maltin

 

Consumida por todos los venezolanos, la malta casi representa un símbolo patriótico. Esta bebida tipo gaseosa, es un recuerdo fiel de las cantinas en los colegios y uno que otro encuentro familiar. No pasa desapercibida y aunque tengamos un profundo deseo por que pase por nuestro torrente sanguíneo, esta bebida de malta carbonatada también entra en la lista de exceso de azúcar. Lo cierto es que, además del endulzante, se prepara con cebada, lúpulo y agua, tal como lo es la cerveza, por lo que no queda duda del por qué de nuestra obsesión con esta bebida.

La cuestión está en tener mucho cuidado al consumirla como si fuera un café por la mañana. Hay que pensar por un momento: ¿cuántas cucharaditas se le agregan al café? seguro que no más de tres (y ya es un exceso). Ahora, sugerimos hacer el ejercicio e imaginar que en 355 ml (lata) o 250 ml (botella) de bebida se colocaran entre 10 o 12 cucharaditas de azúcar aproximadamente. ¿Es una locura, cierto?

 

La clásica cola

cocacola

El segundo puesto se lo lleva la «cola de jarabe». Todos sabemos de qué se trata, hemos caído en su adicción o simplemente reconocemos su sabor. Vienen en distintas presentaciones (marcas) pero el azúcar sigue siendo la misma. La cantidad podría variar de producto en producto, pero el exceso de azúcar sigue ahí y lo que sucede en nuestro cuerpo al consumirlo es igual de alarmante. Los doctores E.M Abrahamson y A.W Pezet (en Body, Mind and Sugar) explican lo que sucede en nuestro organismo cuando consumimos azúcar refinada y de forma desequilibrada:

Cuando tomamos azúcar refinada (sacarosa), se convierte rápidamente en glucosa, por lo que escapa en gran medida al proceso químico en nuestro cuerpo. La sacarosa pasa directamente a los intestinos, donde se convierte en glucosa predigerida. Esa a su vez es absorbida por la sangre, donde el nivel de glucosa ha sido ya establecido en un equilibrio preciso con el oxígeno. De esta forma el nivel de glucosa de la sangre aumenta de forma drástica. Se destruye el equilibrio y el cuerpo está en crisis.

Bebida con base de chocolate 

ricomalt

 

Estos son los típicos «cuarticos» que no mencionan la cantidad de azúcar que tienen. Los productos más comunes pueden ser las bebidas achocolatadas, chichas, jugos, entre otros, que se consumen desde muy temprana edad de forma muy inocente. La verdad es que tienen suficiente azúcar para que sean descartadas de la cotidianidad de nuestras vidas. Mejor será imaginarlas como lo que son: bebidas tipo postre, con mucha azúcar.

Según Rosina Albano, en Salud y Vida Natural, el azúcar que consumimos a partir de su refinación supone un trágico proceso en nuestro cuerpo, que de otra forma no nos proporciona energía (lo que de verdad deberían hacer los azúcares) ella cuenta que:

El azúcar que nos da la naturaleza no es pura. Viene acompañada de complejas combinaciones de enzimas, vitaminas y minerales, que permiten que el azúcar pueda ser asimilado y quemado fácilmente en el organismo y así darnos energía. Todo esto se pierde cuando se refina el azúcar (de lo cual queda la sacarosa). Entonces, el organismo se ve obligado a ceder reservas propias de vitaminas (en particular tiamina), enzimas y minerales, para asimilar la sacarosa o azúcar blanco; con la consiguiente alteración del metabolismo y funciones normales de los órganos.

Es en ese sentido, pues, que el azúcar blanco no solo no proporciona nutrición alguna, sino que según esta afirmación, le roba nutrientes al cuerpo para que pueda ser asimilada.

«Té» en botella

nestea

 

Creemos que son sanos porque vienen del té, sin embargo, contienen muchísimos más ingredientes de lo que imaginamos, unos de ellos es la azúcar. Para que el sabor astringente del té (como lo conocemos en sus presentaciones de bolsita) pueda ser retirado y sea muy agradable, el uso del azúcar es primordial. Es por ello que, aunque sabemos que el té puede ser una fuente importante de cafeína para mantenernos activos de forma natural, debemos pensar si es necesario consumir todos los días o en grandes cantidades estas bebidas.

Jugos de «lonchera»

yukipak

 

Los conocemos por ser muy prácticos a la hora de un refrigerio o hacer la lonchera de los más pequeños. Lo cierto es que, ¿quién no recuerda su niñez tomando un jugo de estos a la hora del recreo? Estamos tan acostumbrados a tomar estos productos como si fuera papelón con limón, cuando en verdad nada tienen de papelón, si acaso una fuente remota. Según Rosina Albina, el azúcar refinada no solo puede provocar que el sistema use sus reservas sino que el producto en sí, supone un proceso de refinado que dista de lo natural:

Por si fuera poco, el blanqueo y pulitura del azúcar blanco requiere de algunas sustancias químicas como el ácido fosfórico (usado en la industria como corrosivo), de efectos perjudiciales para la salud.

La seven..

chinotto

Esta bebida gaseosa con sabor a limón y preferida por muchos, nada tienen de «verde» aunque en todo su esplendor esté presente este color y por el contrario, es una bebida que entra en la lista de los más buscados en cuanto a exceso de azúcar. No solo por la cantidad de este ingrediente, sino también lo que supone el refresco, en todas sus presentaciones. Si supiéramos a lo que exponemos nuestro cuerpo al consumirlo, lo más probable es que no lo hiciéramos de nuevo o al menos muy poco. La doctora Gloria Gilbert, de True Activist expone de forma detallada lo que sucede en nuestro organismo al consumir gaseosas azucaradas:

Después de 20 minutos se produce un aumento de los niveles de insulina en el torrente sanguíneo. El hígado transforma todo el azúcar en grasa. A la hora, la ingestión de la cafeína ya se ha completado. Las pupilas se dilatan. La presión arterial aumenta, ya que el hígado libera más azúcar a la corriente sanguínea. Los receptores de adenosina se bloquean, impidiendo así la somnolencia. El cuerpo incrementa la producción de dopamina, una hormona que estimula el centro de placer del cerebro y que tiene el mismo principio de funcionamiento que la heroína.

Bebidas energéticas

redbull

 

Las bebidas energéticas más comunes contienen principalmente agua, azúcar y cafeína. Tienen un efecto revitalizador que nos ayudan al aumento de nuestras habilidades físicas y mentales, funcionan muy bien para momentos donde el cuerpo necesita más exigencia energética del que está acostumbrado, por ello no es una bebida que ayude a quitar la sed. No solo hay que tener cuidado al ingerirla por las cantidades de azúcar que tiene, sino por el elevado contenido de cafeína, que corresponden casi a una 80 mg de café por cada 250 ml de una bebida de estas.

Bebidas isotónicas

gatorade

 

Por último pero no menos importante, están las bebidas isotónicas, conocidas por ayudar a hidratar mientras se hace ejercicio y la verdad es que es una de las que menos azúcar contienen. De todas formas, la colocamos en la lista para que tengas en cuenta la cantidad de azúcar que aportan. Aportan las sustancias que perdemos durante una actividad física. Por ello es importante recuerdes que se deben tomar cuando realmente las necesites, lejos de consumirlas en tu día a día.