Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Caminar más y comer menos grasas son las claves para un corazón saludable

caminar y menos grasas
22/02/2018
|
FOTO: CORTESÍA DE COMSTAT ROWLAND

Un corazón fuerte y saludable es vital para una existencia larga y productiva. Sin embargo, el ritmo de vida actual lleva a muchas personas al sedentarismo y a no comer bien, elevando el riesgo de enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en todo el mundo

Para evitar esta posibilidad, los seres humanos cuentan con dos herramientas fundamentales: la actividad física y una nutrición balanceada. Estos dos aliados fortalecen los vasos sanguíneos y le sirven de combustible para mantenerse bien, lo que reduce en 28% la ocurrencia de esos problemas, explicó el doctor Francisco Pérez, director médico de Calox International.

Los ejercicios que ayudan a mejorar la capacidad cardiovascular son los llamados aeróbicos, porque aumentan la velocidad y profundidad de respiración y hacen al cuerpo quemar calorías de forma continua. Incluyen caminatas, trote, carreras, ciclismo y natación.

“Para mantener la calidad de vida se debe hacer como mínimo 30 minutos de caminata tres veces a la semana, restringir el consumo  de grasas saturadas, ingerir vegetales, frutas y verduras, y abandonar el cigarrillo y el alcohol”, indicó el galeno.

Caminar_BIENMESABE

Con respecto al uso del ácido acetilsalicílico, Francisco Pérez señaló que “una pequeña dosis diaria (de 75 a 81 miligramos) es generalmente la primera opción para prevenir una enfermedad cardíaca o accidente cerebro cardiovascular”.

Este inhibidor de la actividad plaquetaria, evita que estas pequeñas células que circulan en la sangre se adhieran unas a otras en forma exagerada y formen trombos o coágulos en el interior de un vaso sanguíneo, que son una de las principales causas de un infarto al miocardio. Este compuesto está indicado para la reducción de mortalidad en pacientes con sospecha de infarto miocardio agudo; prevención secundaria de accidente cerebrovascular; disminución del riesgo de eventos isquémicos transitorios en pacientes con angina de pecha estable e inestable y peligro de un primer infarto, entre otros.

Pérez advirtió que la toma del ácido acetilsalicílico siempre ha de estar acompañada de vigilancia médica, una alimentación adecuada y ejercicio moderado para un mejor cuidado del corazón. Además, recordó la importancia de la no automedicación.

El director médico agregó que la suma de estas medidas preventivas (ejercicio, alimentación balanceada y uso del ácido acetilsalicílico), reduce en aproximadamente 58% el riesgo de patologías coronarias.