Dilema generacional: ¿Por qué antes era más fácil ser flacos?

Los químicos que se añaden a los productos que se consumen hoy en día, hacen que, en décadas anteriores, hombres y mujeres fueran más flacos que ahora, incluso llevando la misma dieta o haciendo el mismo ejercicio.

Al parecer a nuestros padres les resultaba más fácil mantenerse flacos aun comiendo y ejercitando lo mismo que nosotros en nuestra época.

Un artículo publicado en 2015 analizó la cantidad de calorías, proteínas y grasas y actividad física de estadounidenses entre 1971 y 2008 y llegó a la conclusión que definitivamente hay factores distintos a la alimentación y ejercicio que afectan el Índice de Masa Corporal (IMC) de las personas en la actualidad.

Los hombres y mujeres de esta época registran hasta 2.3 puntos más en el IMC en comparación con sus pares de hace 20 a 30 años, aun cuando tengan la misma ingesta de alimentos y hagan igual ejercicio físico. Ellos, los mayores, eran más flacos de lo que son ahora los jóvenes, a la misma edad.

ejercicio

Los autores del estudio indican que las personas que tienen 25 años actualmente necesitarían comer menos y ejercitarse más que las personas de 50 años o más para mantener o evitar la ganancia de peso. Además deben considerar otros cambios en el estilo de vida para controlar el incremento de la obesidad en la población.

Factores que inciden

De momento no se puede aseverar con completa seguridad, pero entre los factores que se presumen pueden incidir en esta ganancia de peso de los jóvenes están los químicos utilizados como pesticidas, retardantes de fuego y sustancias en los materiales para empacar alimentos. Todos estos componentes pueden estar alterando la capacidad del cuerpo para mantener el peso en la actualidad.

bajar-de-peso

Otro factor que se piensa puede afectar este fenómeno, es que posiblemente ha ocurrido un cambio en el microbioma de los estadounidenses entre los 80’s y el presente. Se puede producir debido a que en las carnes derivadas de animales se ha incrementado el bombardeo de hormonas, antibióticos, cambios de la dieta de las especies que se crían para ser consumidas y los edulcorantes artificiales que cada vez son más populares para evitar el consumo del azúcar. Todo esto afecta el crecimiento de las bacterias en los intestinos.

Con frecuencia algunos profesionales de la salud suelen ser tajantes en cuanto al tratamiento de la obesidad, diciendo que el paciente debe comer menos y ejercitar más para lograr la pérdida de peso, lo que que contribuirá al mejoramiento de la salud. Pero en NutriWhite sabemos que la obesidad, para nosotros “obesitis”, es mucho más compleja que solo contar calorías.

Factores como los microorganismos en nuestros intestinos, la carga tóxica con la que debemos lidiar a diario y la inflamación que generan consumir alimentos enemigos, son determinantes en la ganancia y mantenimiento de peso, por ello, se debe considerar tener resultados exitosos a largo plazo y que se transforme la vida de los pacientes con una buena salud.

EXCESO DE PESO, SANITAS VENEZUELA

Referencias.
• Brown et al. Secular differences in the association between caloric intake, macronutrient intake and physical activity with obesity. Obe Res and Clin Prac. Vol 10 (3). Disponible en línea.

• Ching-Hung T y Chun-Ying W. (2019). The gut microbiome in obesity. Journal of Formosan Medical Association. Vol 118 (1).