Newsletter

Recibe nuestro Newsletter con lo mejor de El Estímulo en tu inbox a primera hora cada día.

SÍGUENOS

Fundéu BBVA: “food truck” es “gastroneta”

  • Gallery image
13/07/2015
|
COMPOSICIÓN GRÁFICA: LIGIA VELÁSQUEZ

“Gastroneta” es una alternativa en español a “food truck” con el sentido de ‘camioneta en la que se preparan platos de alta cocina, a menudo en ferias gastronómicas’, señala la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y el BBVA

En los medios de comunicación pueden leerse frases como “Alta cocina sobre ruedas: los food truck se ponen de moda en España”, “Por el alto precio del suelo en Bogotá, crece el negocio de los ‘Food Trucks‘”, “Los food trucks han de estar homologados” o “Los hosteleros valencianos recelan de los food trucks“.

En general, el anglicismo “food truck” puede traducirse como “camión de comida” (o “camión de comidas”, en plural, por analogía con “casa de comidas”), “camioneta de comida”, “puesto de comida ambulante/itinerante”, expresiones con las que se alude a cierta clase de vehículos en los que se venden alimentos y, con frecuencia, comida rápida.

Más específicamente, para referirse a los puntos móviles de venta de cocina elaborada, que en ocasiones se establecen durante semanas o meses en ferias gastronómicas, en español es posible optar por “gastroneta”, acrónimo de “gastronomía” y “camioneta”.

Aunque a veces se emplea con este último significado el término “cocineta”, y se trata de un uso también válido, dicho sustantivo hace referencia además a una cocina pequeña integrada en la sala de estar de una vivienda. Para evitar una posible ambigüedad, se aconseja el neologismo “gastroneta”.

Así pues, en los ejemplos iniciales habría sido preferible optar por “Alta cocina sobre ruedas: las gastronetas se ponen de moda en España”, “Por el alto precio del suelo en Bogotá, crece el negocio de los camiones de comida”, “Las camionetas de comidas han de estar homologadas” y “Los hosteleros valencianos recelan de los puestos de comida ambulante”.

La Fundéu BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo, CELER Soluciones, Hermes Traducciones, Linguaserve y Abengoa.